La marea que inunda bahías y ensenadas

No digas que de nada sirve la lucha,

Que son las heridas y el esfuerzo en vano,

Que el enemigo no ceja ni desfallece,

Y que seguirán siendo las cosas como siempre han sido.

Si fue falsa la esperanza, también los temores pueden mentir;

Tal vez tras ese humo lejano ocultos

Ahora mismo tus camaradas persigan al adversario en retirada

Y, pese a tu escepticismo, resulten ser dueños del campo de batalla.

Pues aunque aquí las olas exhaustas rompan en vano

Sin que parezcan un palmo ganar,

Por allá la marea inunda bahías y ensenadas

y avanza en silencio.

Arthur Clough citado por Belén Gopegui en “De qué tratan nuestras vidas”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s