Violencia de Estado

El pasado lunes 13 de diciembre de 2010, el niño que escribió esta carta, de 14 años, volvió a intentar quitarse la vida, tratando de ahorcarse, en el interior del centro de menores Picón de Jarama. Se trata del segundo intento en un mes, y en estos momentos se encuentra hospitalizado en el hospital Gregorio Marañón, de Madrid. Su madre no ha podido aún verlo. Juan Carlos Rodríguez Crespillo, el director del centro de Picón de Jarama,  ha dado orden de impedir cualquier visita. Se desconoce en qué estado de salud se encuentra el niño ahora mismo.

El niño se encuentra tutelado por la Comunidad de Madrid debido a la situación de su familia. Marisa es una mujer divorciada que trabaja 7 días a la semana y tiene además un hijo diagnosticado con TDAH. Según el Instituto Madrileño del Menor y la Familia, las dificultades familiares, sumadas a su situación laboral, le impiden cuidar de ellos. Por este motivo, sin respetar la opinión de los niños ni la de Marisa, se los entrega a dos empresas privadas que reciben (empleando los cálculos del defensor del Pueblo) alrededor de 3.600 euros mensuales por cada uno de ellos. Los niños están ubicados a decenas de kilómetros uno del otro, y el niño que intentó suicidarse ayer sufría además las condiciones carcelarias y los presuntos malos tratos de Picón de Jarama.

Marisa, entrevistada hace unos meses en por la gente de Los sonidos de mi barrio

Hay que recordar que este chico, estos chicos, no son delincuentes. Sino que han sido apartados de sus familias por su situación económica.

Hace 2 años Hamid, un chico de 13, se ahorcaba en su celda de aislamiento en uno de los centros gestionados por O´Belén. Aquí, otro programa de radio, en el que Santi, ex-educador de O’belén nos cuenta sobre el funcionamiento de estos centros.

Cerremos los centros de menores

Anuncios