Art against cuts

Comunicado de ARTSAGAINSTCUTS:

“Nos solidarizamos plenamente con los disturbios y estamos totalmente en desacuerdo con el desprestigio y el menosprecio, que tiene lugar en los medios de comunicación, los políticos y en otros lugare refiriéndose a los disturbios como “no políticos”, “sin sentido”, “oportunistas”, “malvados” y “vandálicos”. En el contexto de estos años de represión, corrupción y política asesina, el cierre de clubes de jóvenes, la retirada de la EMA, el 75% los recortes a los servicios de la juventud, el aumento de las tasas de matrícula y un futuro de trabajo forzado remunerado según las tasas de empleo a £ 2.25 por hora, la gente debería mostrarse agradecida de que  los disturbios que se mostraran fueran tan restringidos.  A medida que el Gobierno sigue con  su pillaje a las comunidades y el bienestar, y les roban de la igualdad y la justicia, la culpa de la tragedia de los hogares y pequeños negocios que se perdieron el fin de semana debe establecerse directamente en las desigualdades estructurales sistémicas y sus efectos.

Esperamos que la nueva y organizada ultra izquierda muestre su solidaridad autocuestionándose, con el aprendizaje mutuo, una muy necesaria y una mayor exploración de clase y raza dentro de nuestro movimiento y nuestra sociedad y, sobre todo, mediante la organización con los que están excluidos. … continuar con la progresividad de la resistencia, manifestaciones, asambleas,en lugares de trabajo y la organización comunitaria, la acción directa, la discusión y la ayuda mutua. Lo que sea necesario y tan pronto como sea posible para detener la destrucción de nuestras comunidades por la agenda neo-liberal y su lógica de la austeridad.

SOLIDARIDAD PARA SIEMPRE.

MAPA DE LAS REVUELTAS EN LONDON

VÍDEO

NO ENTRES EN PÁNICO – NO HABLES

Si piensas  que puedes  ser identificado en las fotos o imágenes de los últimos acontecimientos, aquí tienes algunos consejos…

 NO TE  ATEMORICES. Las fotografías publicadas no son necesariamente pruebas. Sólo porque la policía tome una foto borrosa de álguien que pudieras ser tú  no significa que ya sepan quién eres.

NO te  entregues  voluntariamente. La policía a menudo utiliza la presión psicológica que sufres  al saber que tienen tu imagen para persuadirte  de que “van a por ti”, cuando no saben quién eres  ni tienen prueba alguna en tu contra.

NO des por hecho que porque  puedas identificarte a tí mismo en un video el juez podrá hacerlo a su vez. “Ese no soy yo” descartará a más de un sospechoso.

DESHÁZTE DE TUS ROPAS. No es posible argumentar que la persona del video no eres tú  si encuentran la ropa que lleva puesta esa persona en tu armario. Deshazte de TODA la ropa que llevaste  ese día, incluyendo TUS ZAPATOS, tu mochila/bolso y todos los accesorios distintivos que llevaste durante los hechos.

MANTEN un perfil bajo durante un tiempo. La policía mantendrá bajo observación a todas  las personas que han puesto en su lista de “buscados”.

PIENSA  en cambiar su apariencia. Tal vez es este un un buen momento para cambiar de aspecto. Córtate  el pelo o  cambie el color, déjate barba, ponte gafas. 

MANTÉN tu casa limpia. Deshazte  de botes de aerosol, material relacionado con los hechos y posibles pruebas / fotos en su teléfono. No les  facilites  el trabajo teniendo drogas, armas o cualquier otra cosa ilegal en la casa.

TEN cuidado con quién hablas  de esto. Admite tu participación SOLO a las personas en las que realmente confías. Ten mucho cuidado con lo que dices en internet.

ESFUÉRZATE  EN CONTROLAR tus nervios y tu pánico. Esperar la llamada a la puerta es estresante en extremo, necesitas encontrar la forma de seguir llevando su vida normal. De lo contrario estarás cumpliendo la sentencia antes de conocerla
————–
Desde España,
London’d burning. Gemma Galdón
(…)

El contexto

–          El 31 de julio de 2011 el Guardian publicaba un vídeo sobre la situación en Haringey (donde empezaron los disturbios) entrevistando a jóvenes sobre la situación en el barrio después del cierre de los centros comunitarios para jóvenes (consecuencia de una reducción presupuestaria del 75%). Todos coincidían en que su situación era ya de una vulnerabilidad y pobreza extrema, sin perspectivas laborales y en un entorno desestructurado y violento. El último entrevistado sentenciaba: ‘Habrá revueltas’. No hacían falta expertos, pues: el barrio lo estaba anunciando a gritos.

–          Desde 1998, 333 personas han muerto mientras estaban en dependencias policiales o bajo custodia policial. Ningún policía ni responsable político ha sido jamás condenado por ninguno de estos hechos. En los últimos años, casos como el de Charles de Menezes, asesinado a sangre fría por la policía en el metro por ‘presunto’ terrorista, y de Ian Tomlinson, que murió de un ataque al corazón después de una carga policial, sólo salieron a la luz gracias a las personas y los medios de comunicación que aportaron pruebas de la falsedad del relato policial. En el caso de Mark Duggan, la versión policial, hasta ayer, era que él había disparado primero. Hoy sabemos que el único otro tiro que había en la escena del caso procedía también de un arma policial.

–          La violencia callejera y el pillaje no son patrimonio de jóvenes de zonas marginales. Las situaciones de violencia y caos atraen a personas de todos los perfiles (una de las revueltas contra la policía más importantes de los últimos años en nuestro país ocurrió en Pozuelo de Alarcón, el municipio con más renta per cápita de Madrid). No hay, pues, necesariamente mensaje político ni de protesta en el looting. Lo que sí hay es un síntoma inequívoco de desarticulación social. En el caso de Londres, emerge también un sentimiento anti-policial generalizado alimentado en algunos casos por motivos legítimos (mencionados en el punto anterior), pero también por una cultura popular de violencia y enfrentamiento (los jóvenes llaman a la policía ‘feds’, como si fueran agentes del FBI y Londres fuera Los Angeles).

–          Paralelamente, la policía londinense se encuentra en un estado de desmoralización extrema. A los escándalos policiales (los casos recientes mencionados, a los que se suma la corrupción destapada por el escándalo del News of The World y la dimisión de altos cargos) se suman reducciones salariales del 25%, amenazas de despidos y una creciente indignación por la situación del país que acerca a muchos agentes a las posiciones de aquellos contra quienes se les ordena actuar. Adicionalmente, la fijación de los últimos años por parte de los mandos policiales y políticos por centrar la atención en posibles terroristas y movimientos sociales legítimos, ha generalizado las redadas en zonas pobres y las tácticas agresivas en las manifestaciones, dejando a las fuerzas de seguridad peor preparadas para afrontar problemas reales de orden público como los actuales.

(…)

————

El nacional-capitalismo  se organiza en Londres para “Limpiar las calles”

Y en Amazon UK  aumentan en un 6.000% la venta de materiales de limpieza

Anuncios