Periodismo y policía

Carta remitida a:

D. Alberto Ruiz Gallardón Alcalde de Madrid

Dña. Regina Plañiol Consejera de Presidencia y Justicia de la CAM

D. Emilio Monteagudo Inspector Jefe de la Policía Municipal de Madrid

D. Julio Prieto Jefe de Superior de Policía

Dña. Maria Dolores Carrion Delegada del gobierno en la CAM

Dña. Mª Luisa Cava de Llanos Defensor del Pueblo

Desde la Asociación Nacional de Informadores Gráficos de Prensa y Tv nos ponemos en contacto con usted para hacerle constar la situación en la que se encuentran los informadores gráficos en la Ciudad de Madrid, donde estamos viendo como se están recortando nuestros derechos del libre ejercicio de nuestra profesión con medidas anticonstitucionales, coacciones y amenazas por parte de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, llegando incluso a detenciones, retiradas de soporte fotográfico sin orden judicial, así como insultos.

La Asociación durante el primer trimestre del año se puso en contacto con el Ayuntamiento de Madrid, para acercar posturas y solventar los primeros conflictos que empezaban suceder.

En dichas Jornadas se trataron todos los temas, en busca de un protocolo de actuación por todas las partes implicadas, asistiendo a dichas jornadas altos cargo de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado así como Jueces y Letrados, se emplazó a una siguiente reunión antes de finalizar el vigente año de la que a fecha de hoy no se ha obtenido respuesta.

Visto los juicios de faltas, detenciones ilegales, acusaciones falsas, y cacheos de periodistas, más propias de tiempos pasados, solicitamos la intervención por su parte para que de una manera rápida y eficiente consigamos que estas actuaciones no se vuelvan a repetir de forma tan arbitraria, por parte de los Cuerpos de Seguridad.

Nosotros como cualquier ciudadano estamos sujetos a nuestra identificación ante la policía, exigimos que la policía vaya identificada tal y como la normativa les obliga, con su número de placa de forma visible, hecho que en muchos casos no cumplen de forma reiterada. “Podemos adjuntar pruebas gráficas que así lo demuestran desde manifestaciones, actos culturales y oficiales o plenos del Ayuntamiento” etc.

Desde la Asociación nos ponemos a su entera disposición ante cualquier duda o aclaración que nos quiera transmitir para que en conjunto podamos encontrar soluciones a estas actuaciones que a nadie benefician.

Reciba un cordial saludo.

Luis Mariano Martínez Calvo

Presidente ANIGP-TV

 

Testimonio Carolos Rosillo

Ayer recibí la sentencia. Finalmente un juez ha decidido que hice fotos a unos policías municipales en sus caras mientras me identificaban. Que no tenía intención de cubrir ninguna información sino de increpar a estos agentes. El juez aplicando el principio de veracidad de los agentes, y el testimonio de dos policías que ni siquiera estaban presentes, considera que les falté el respeto y les dije que podía hacerles fotos si me daba la gana que para eso les pagaba con mis impuestos, todo ello mientras daba vueltas alrededor de ellos haciendo fotos sin parar con continuas “ráfagas de mi cámara fotográfica”. Por el contrario no se cree la versión de los compañeros de AP que llevé como testigos quienes por supuesto niegan todo esto, por ser compañeros y amigos de profesión (los agentes que comparcieron de testigos por la por la acusación si embargo son monjitas que sólo cuentan lo que vieron) Tampoco se cree que los agentes se dedicasen a increpar a este fotógrafo, ni que le pidiesen que borrase la única foto en la que los agentes aparecían de espaldas mientras el SELUR limpiaba el punto de información de los indignados en la Puerta del SOl. Su señoría no se cree que estos agentes me amenazasen con quitarme el equipo y enviarlo al juzgado, ni que me dijeran: “no tengo derecho a pedirte que borres la foto, pero de momento hoy no dormirás en casa”. La sentencia no considera que los policías estuviesen entorpeciendo el artículo 20 de la constitución al retenerme durante 40 minutos mientras se procedía a la limpieza de la plaza. Por todo esto su señoría me condena a la máxima pena en este caso, a pagar una multa de 720 euros más el coste del juicio por faltar el respeto y menospreciar a dos agentes de la autoridad. Ahí lo dejo para que vosotros que estáis en la calle a diario interpretéis la versión más lógica de lo sucedido.
No escribo este post para contar mis penas sino para avisaros de algo que he comprobado por mi experiencia. En un juicio los agentes son gente respetable que está ejerciendo su labor como autoridad, nosotros nos dedicamos a increpar. Por lo tanto, usemos ese botoncito que ya todos tenemos en nuestras cámaras para grabar este tipo de altercados o conversaciones ante la posibilidad de que luego estos señores mientan cono bellacos. Perdón si me he extendido demasiado.
Anuncios