Cabalgata Indignada… o una pista sobre las nuevas instituciones

http://madrilonia.org/2011/12/cabalgata-indignada-o-una-pista-sobre-las-nuevas-instituciones/

0.- En una columna hermana a ésta de aquí, pero menos entusiasta, que se llamaCrónicas del Hype analizaba hace quince días las celebraciones en la Calle Génova tras la victoria del PP de las elecciones generales en una columnilla que se llamaba Subidón Aparentemente poco problemático La última frase de ese texto decía “Hay quién ha definido el 15M como una gran fiesta. Se equivocan. No es una fiesta, sino un cárnaval”. Paro ya con las autocitas, es sólo que me he acordado cuando esta semana el 15M en Madrid ha decidido convocar, directamente, un carnaval.

1.- La convocatoria de la Cabalgata Indignada, aunque nadie parece haber dedicado mucho tiempo a pensar en ello (lo cual probablemente sea algo bueno) era algo bastante importante. Era la primera movilización del 15M tras el espectacular éxito de la manifestación del 15 de Octubre que no era reactiva (Se había realizado una en protesta por el desalojo del “Hotel 15O”) y tampoco era propositiva (Democracia Real Ya convocó una movilización tras las elecciones para impulsar una reforma electoral). Era la primera movilización realizada después de la victoria del Partido Popular y, aunque aún no se han iniciado los cambios en las delegaciones de gobierno (las encargadas de la gestión policial de la ciudad y del cuerpo de antidisturbios) se podía medir (así fue) el talante de la policía en éste nuevo contexto.

El resultado contable es un arco de participación de unas 5.000-10.000 personas y un intento activo por parte de la policía de impedir la cabalgata (intento que por cierto, fracasó) identificando a numerosas personas y realizando dos detenciones, además de algunas cargas en las que hubo varios heridos. Un amigo me comentó que un antidisturbios le contestó a una chica que le dijo “Nosotros os pagamos el sueldo” “Con las multas que os van a caer nos vamos a pagar las vacaciones”. Otro policía dijo “Si sois pocos no salis, si sois más… ya veremos”. Tuvieron que dejar salir. Otra vez, fuimos más.

2.- El éxito de la cabalgata indignada crece si uno se entera de que se organizó con apenas dos reuniones presenciales, el lanzamiento de una idea a través de un grupo de trabajo en N-1, un grupo en facebook y una cuenta de twitter. Chin-Pun. Todo ello en un periodo de tiempo de menos de un mes. En general, los medios de comunicación no le hicieron excesivo caso. Quizás por la sobredosis de convocatorias que aparecen ligadas al movimiento. El día de antes hubo alguna noticia breve en Europa Press, el periódico Qué y el ABC (las noticias posteriores a la misma son igualmente breves y centradas en las cargas policiales, etc.)

La convocatoria se sostuvo materialmente a través de una red de asambleas ligadas a los territorios (“Asambleas de barrio”) Que dieron cuerpo físico a la propuesta y confeccionaron carrozas, disfraces, villancicos, etc. y al trabajo anónimo e inmaterial de las cuentas de facebook y twitter. Una convocatoria armada a golpe de retuits y similares.

3.- La convocatoria de la Cabalgata Indignada ha proliferado sin necesidad de complejos mecanismos de decisión, sino porque es una buena idea que ha tenido capacidad de conectar con muchas cabezas que tenían, sobre todo, ganas de hacer cosas y que les permitía relacionarse creativamente con la propia cabalgata elaborando las carrozas, los disfraces, las canciones, preparando la participación, etc. Ha generado una propuesta abierta de participación a través de la red y de algunas reuniones (pocas) físicas. Se ha presentado como una convocatoria de carácter absolutamente alegre (por más que se pusiera el apellido “Indignada”, probablemente para marcar un “nosotros” y no tanto para definir un “tono emocional”). Ha introducido algo que ha estado bastante fuera del movimiento desde el inicio y que también es importante: la música (aunque es cierto que en las marchas de Junio hubo conciertos de música clásica, etc.) No se ha codificado ideológicamente, ni como respuesta, ni siquiera como propuesta alternativa, sino que ha propuesto un campo de juego para nombrar de forma abierta un “nosotros”, si te sientes parte de ésto que está pasando, aporta algo y ven. A una escala pequeña, no se me ocurre una definición más parecido que lo que pasaba en Sol durante el mes de Mayo.

En ese sentido, la cabalgata tiene las semillas de ser una “nueva institución”

4.- El año que viene habrá, casi con toda seguridad, una nueva Cabalgata Indignada. La fecha “28 de Diciembre” tiene carácter fijo por ser el día de los inocentes y el deseo colectivo que se ha puesto en marcha estos días, aunque no haya convocado a los cientos de miles de octubre, ha conseguido plantar una nueva semilla de un posible proceso. La Cabalgata disputa un espacio con la del Ayuntamiento de Madrid, pero parte con una ventaja que no es la del presupuesto municipal, sino la de la creatividad y la posibilidad de participación. En vez de ir a empujarte con otros vecinos y vecinas para ver pasar una carroza, aquí tú eres quién construye la carroza. Quién se sube en ella, quién recorre las calles. Y el público es inútil, porque lo divertido del auténtico juego democrático no es ver jugar, sino jugar e inventarlo.

Y si hay suerte, en unos años, la tradición marcará que pierda el apellido y se convierta simplemente en “La cabalgata”, o al revés, que como pasa con otras tradiciones populares se convierta en “La Indignada” e ir a “La Indignada” (Así dicho, que es muy madrileño) sea algo mucho más participado, que se espere con impaciencia, se organice con más tiempo y pueda invitar a muchos miles. Que ir a “La Indignada” o a “La Cabalgata” sea una manera de decir que somos el 99% y que esta es nuestra fiesta.

Y quizás, un día, a la policía no se le pase por la cabeza ir por ahí a impedir que la alegría de la cooperación salga a celebrar que está con vida, por más que la crisis quiera matarla.

Feliz 2012.

Más fotos e información de la cabalgata en este enlace

Anuncios